Condecoración al Encargado de Negocios a.i. de México, Emb. Edmundo Font López

El Estado Plurinacional de Bolivia condecoró con la Legión de Honor “Mariscal Andrés Santa Cruz y Calahumana” en el Grado de “Gran Oficial”, al Encargado de Negocios a.i. de los Estados Unidos Mexicanos, Emb. Edmundo Font López. La distinción fue entregada por la ministra de la presidencia María Nela Prada Tejada, al diplomático mexicano que culminó su misión en nuestro país.

El acto se realizó este jueves 21 de enero en salones del Ministerio de Relaciones Exteriores, con la presencia del cuerpo diplomático acreditado en Bolivia y miembros de la Embajada de México.

El Embajador Font López durante su año de gestión como Encargado de Negocios realizó una encomiable labor concretizando la donación de México junto al Japón de insumos médicos para el Estado boliviano, la cual sirvió de gran ayuda a nuestros especialistas de salud para enfrentar la Pandemia de la COVID-19 durante la gestión 2020. Así también, impulsó la ejecución de siete proyectos del Programa de Cooperación Técnica y Científica México-Bolivia para el periodo 2018-2020, en el marco de la Cooperación Sur-Sur. Al término de su misión el Embajador recibió la condecoración en reconocimiento a su gran calidad humana, a su esmero para alcanzar el mejor relacionamiento diplomático y en mérito a su compromiso con la defensa de los derechos humanos, comprobado con el asilo brindado a las ex autoridades del gobierno constitucional boliviano de Evo Morales.

En relación al tiempo de servicio del Embajador, la Ministra Prada expresó “Han sido momentos muy complejos y dolorosos los que hemos vivido durante casi un año y la labor no solo de respeto al derecho internacional y al reconocimiento de asilo que asisten a los ciudadanos del mundo por el cual México se caracteriza en el marco del derecho internacional, si no fundamentalmente por la gran hermandad, solidaridad y apoyo demostrado por la embajadora de México en Bolivia (María Teresa Mercado) y por usted aquí en el Estado Plurinacional. Le agradezco a nombre del gobierno por haber apoyado a nuestros hermanos asilados en la embajada de México”.

La ministra hizo referencia a la expulsión de diplomáticos mexicanos durante el gobierno de facto de Jeanine Añez “se rompió la institucionalidad democrática por un golpe de estado que lamentablemente causo mucho dolor en el pueblo boliviano” y agregó “no olvidaremos nunca el gran apoyo que usted brindó y el hecho de haber hecho sentir a nuestros hermanos como familia de la patria grande que es lo que somos. Nuestra amistad se ha construido a través de un vínculo de hermandad, de respeto que nunca serán olvidados así como el reconocimiento mutuo del carácter plurinacional de los pueblos a los cuales representamos”.

Luego de la intervención de la ministra, el embajador agradeció la distinción recibida “son momentos dignos de profundizarlos porque enmarcan un hito nuestras relaciones bilaterales” y agregó “hoy recae ese alto honor en mi persona pero lo visualizo con profundo respeto, como un hecho político y diplomático más incluyente. Recibo esta condecoración con humildad y júbilo pero a la vez con el orgullo de saber que su atribución le corresponde también a la tradición mexicana del asilo político enmarcado en el derecho internacional e interamericano”.

El diplomático mexicano también hizo referencia a la difícil situación en la que desempeñó su labor en el país “Llegue a La Paz (…) con una misión determinada y determinante: hacer valer el derecho internacional y velar por la seguridad e integridad no sólo de la embajada y la residencia si no, de nuestro personal diplomático y de las valiosas personas allí asiladas” y agregó «Sin embargo podemos afirmar que pese a todas las vicisitudes, al hostigamiento permanente a mi persona y al personal de la embajada así como a la residencia de México prevaleció el diálogo, muy complejo pero constante y salió adelante el espíritu diplomático. Los obstáculos fueron numerosos, incluso se alzaron voces que pedían el rompimiento de las relaciones diplomáticas pero prevaleció ese espíritu firme para hacer respetar los derechos”.

El embajador saliente reconoció la política de México adoptada en Bolivia “como una decisión acertada que contribuyó a la marcha del triunfo de la democracia boliviana en las elecciones de octubre del año pasado”.

Al finalizar dijo, “servir a México en Bolivia para mí ha sido uno de los más alto privilegios en mi carrera diplomática (…) Parto fascinado”.

El Embajador Edmundo Font López, tomó posesión como Encargado de Negocios a.i. ante el Estado Plurinacional de Bolivia, el 3 de enero de 2020, luego de que la entonces Embajadora María Teresa Mercado dejara Bolivia, como consecuencia de la expulsión de diplomáticos españoles y mexicanos por parte de la anterior administración gubernamental transitoria.

Fuente: Cancillería de Bolivia

Compartir en Redes Sociales